14 ene. 2011

Natalie Portman lo sabe



Ella dice:

I felt it. Perfect. I was perfect”. Son sus últimas palabras y lo sabe. Natalie Portman lo sabe. Tiene medio oscar en el bolsillo y media legión de fans prácticamente analfabetos buscando en la wikipedia quién cojones era Tchaikovsky. Esa es la magia del cine, la que hace que se distinga de las demás artes, la posibilidad de acercar la belleza y la perfección a las masas manteniendo de manera simultánea al instrumento de la misma en una categoría análoga a la del pop star. Darren Aronofsky lo sabe. Darren Aronofsky es un genio. Y también lo sabe. De sus cinco películas dos son magistrales, dos son de culto y una… bueno, una es bastante discutible.

Black Swan entra dentro de las magistrales. No es perfecta pero tampoco creo que Aronofsky lo pretendiera, solo crear la ilusión de que sí lo es. La mitad de la cinta es sobria y sí, perfecta, puesta en escena, clima, suspense, desarrollo, actuaciones. La segunda mitad no es perfecta pero está lejos de apelativos como “conjunto de despropósitos”, “ejercicio de histeria”, “esperpento barato” (… por cierto, cada día que pasa me convenzo más de que el criterio cinematográfico de Carlos Boyero es tan válido como el sentido de la democracia para Hugo Chávez). Es justo esa amalgama de efectismos, para nada caóticos o maliciosos qué dicen, sino concienzudamente hilados y programados los que nos llevan hacia la consecución de un climax que, señores! dura treinta minutos. No me vengan ahora con el cuento de si la abuela fuma o si la abuela se mea… el cine es trampa, siempre lo ha sido y Hitchcock hacía trampa todo el rato. A ver si este judío pagado de sí mismo no va a poder!

Morfología de una pesadilla, la belleza y su lado oscuro, que es la obsesión por conseguirla. Si el gran Satoshi Kon levantara la cabeza se sentiría bastante más orgulloso de la reinterpretación que hace Aronofsky de Perfect Blue que la que hizo este mismo año Christopher Nolan de Paprika.


3 comentarios:

Pato dijo...

¿la discutible es "En número 23", ¿no? Espero que sí... Tengo muchas ganas de ver esta peli y también Pa Negre que se reestrena :)

PeorQueNegro dijo...

No, "El número 23" es una peli de Joel Schumacher que también tiene lo suyo, pero la discutible de Aronofsky es "The Fountain" la cual le dio quebraderos de cabeza durante seis años hasta que logró terminarla. Tantos problemas causó que tras dos años con el rodaje paralizado lo único que tenía claro era una novela gráfica con el mismo argumento como premio de consolación (por cierto, muy buena)en la que trabajaba paralelamente.

Yo también tengo ganas de ver Pa Negre, la crítica la pone bastante bien.

Pato dijo...

Ah, ya me parecía a mí. :)